Derecho Laboral. ¿Es la carta de aviso un título ejecutivo?

El juicio ejecutivo en material laboral persigue el pago de las obligaciones que cuentan en un título ejecutivo y que habilita al trabajador a demandar al empleador, sin necesidad de prueba. Esto obedece al carácter de indubitable del título ejecutivo.

Con este objeto el legislador enumeró cuáles son los títulos ejecutivos en materia laboral en su artículo 464 del Código del Trabajo los cuales son a saber.

  1. Sentencias Ejecutoriadas.
  2. Transacción, Conciliación y Avenimiento que cumplan con las formalidades establecidas en la Ley.
  3. Los finiquitos suscritos por el trabajador y el empleador y autorizados por el inspector del trabajo o por funcionarios a los cuales la ley faculta para actuar como ministros de fe en el ámbito laboral.
  4. Las actas firmadas por las partes, y autorizadas por los Inspectores del Trabajo y que den constancia de acuerdos producidos ante éstos o que contengan el reconocimiento de una obligación laboral o de cotizaciones de seguridad social, o sus copias certificadas por la respectiva Inspección del Trabajo;
  5. Los originales de instrumentos colectivos del trabajo, respecto de aquellas cláusulas que contengan obligaciones líquidas y actualmente exigibles, y las copias auténticas de los mismos autorizados por la Inspección del Trabajo, y
  6. Cualquier otro título a que las leyes laborales o de seguridad social otorguen fuerza ejecutiva

Con este último numerando, se incorpora una serie de posibles títulos ejecutivos cuya individualización es difícil de anticipar, tanto por la dispersión de leyes como por las posibles interpretaciones que se hacen de la Ley.

El artículo 169 letra a) inciso 4º del Código del trabajo, da fuerza ejecutiva a la carta de aviso a que alude el artículo 162, esto es la carta de término de contrato de manera tal que, conforme a lo que dispone el artículo 464 número 6º del Código del Trabajo se puede interponer demanda ejecutiva. “…si tales indemnizaciones no se pagaren al trabajador, éste podrá recurrir al tribunal que corresponda, para que en procedimiento ejecutivo se cumpla dicho pago, pudiendo el juez en este caso incrementarlas hasta en un 150%, sirviendo para tal efecto de correspondiente título, la carta de aviso que alude el inciso cuarto del artículo 162…”

Esto nos lleva necesariamente a preguntarnos, cuál es la obligación del empleador al momento de poner término al contrato de trabajo, qué representa la carta de término de contrato, cuando ésta puede llegar a constituir un título ejecutivo, que sucede con el finiquito, cómo se acredita por el empleador el cumplimiento de las obligaciones laborales con ocasión del despido, entre otras que se producen con una ausencia de interpretación armónica de la Ley

Como sabemos, las causales de término de la relación laboral se encuentran reguladas en el Código del Trabajo, y enumeradas en sus artículos en forma taxativa de manera tal que, para poner término a la relación laboral, primero que nada se debe invocar una causal de término de contrato la cual, según sea, dará o no lugar a la indemnizaciones por años de servicio y/o sustitutiva de aviso previo. Por otro lado, el término de la relación laboral produce como consecuencia el nacimiento de obligaciones para el empleador, las cuales son:

Obligaciones del empleador.

  1. Comunicar por escrito al trabajador, personalmente o por carta certificada enviada a su domicilio, conforme lo dispone el artículo 162 del Código del Trabajo el término de la relación laboral.
  2. Otorgar el correspondiente finiquito y poner el pago a disposición del trabajador dentro de los 10 días hábiles, contados desde la separación del trabajador.

Por tal razón la consecuencia inmediata del término de la relación laboral, comunicada en conformidad al artículo 162 del Código del Trabajo, es el nacimiento de una obligación de hacer, para el empleador que consiste en 1) Otorgar el Finiquito y 2) Poner su pago a disposición del trabajador, dentro del plazo señalado.

Solo si el finiquito no se otorga y no se pone su pago a disposición del trabajador en cumplimiento del artículo 177 del Código del trabajo, la carta de aviso a que alude el artículo 162, constituye un título ejecutivo que habilita al trabajador a cobrar en procedimiento ejecutivo y al Juez a incrementar la indemnización hasta en un 150%, mudando la obligación de hacer en una obligación de dar.

En otras palabras, el trabajador no puede demandar ejecutivamente, en virtud del artículo 169 del Código del Trabajo, si el empleador ha dado cumplimiento a lo que dispone el artículo 177 del mismo cuerpo legal.

Esto es una consecuencia lógica, que la aceptación o rechazo del finiquito es un derecho facultativo del trabajador y su ejercicio no puede derivar en una responsabilidad para el empleador, no obstante el derecho del trabajador a demandar la procedencia de la causal de despido.

Sin embargo, tal alegación debe discutirse en un juicio laboral posterior, en proceso declarativo donde cada parte deberá acreditar los hechos alegados, que es un proceso de naturaleza distinta del ejecutivo.

Así se dispuso en fallo unánime pronunciado por al Ilustrísima Corte de Apelaciones de Valparaíso causa rol 137-2021, donde se acogió la excepción de pago opuesta por el abogado Francisco Sotta Benapres, litigante del estudio jurídico Sotta Abogados y por medio del cual se revocó la resolución del Juzgado de Letras de la Calera en la causa Rol J-10-2020.